martes, 9 de diciembre de 2014

Fidel Castro ofreció a Leopoldo Galtieri hundir un barco británico


Fidel Castro ofreció a Leopoldo Galtieri hundir un barco británico en medio de la Guerra de las Malvinas, que libraban Argentina y Reino Unido en 1982, según un documento secreto al que tuvo acceso DIARIO DE CUBA. "Quiero que usted [inaudible] con toda claridad. Esto es una proposición muy cuidadosa, pero detrás de eso está la voluntad de hacer lo que haya que hacer [inaudible]… Enviar un submarino o hundir un barco, o cualquier cosa", dijo Emilio Aragonés Navarro, entonces embajador cubano en Buenos Aires, en una reunión con Galtieri.                                                                                                                                         El dictador respondió al ofrecimiento con palabras de elogio: "Argentina no lo olvidará, ni ahora, ni lo va a olvidar por muchos años".


El documento sonoro ha sido cedido por el escritor Juan Bautista Tata Yofre, exjefe de la inteligencia argentina durante el gobierno de Carlos Menem. La conversación entre el "presidente" y el representante de Castro se produjo el 10 de abril de 1982 en el Palacio de Gobierno.

La Guerra de las Malvinas había estallado unos pocos días antes, el 2 de abril.


Según escribe Yofre este martes en DIARIO DE CUBA, la grabación entre Galtieri y Aragonés fue una de las primeras de un "sistema" implantado por el militar para registrar las conversaciones con autoridades extranjeras.

Otra guerra cubana

Aragonés Navarro había aterrizado en Buenos Aires el 10 de abril a primera hora, después de que su avión —un Ilyushin 62-M II— fuera interceptado y retenido por la Fuerza Aérea Brasileña, según documentos secretos citados en 2012 por el diario O Globo.

"Que usted tome el cepillo de diente y el calzoncillo para venir a Argentina, que sé que es así, señor embajador (…), es un gesto de Cuba que Argentina no olvida", dijo Galtieri en la reunión.

En otro momento, el diplomático de la Isla afirma: "Lo de Cuba está seguro, cuando usted lo diga. Usted manda mañana a una gente y dice: 'ahora me hace falta que ustedes me den esto'...".

Sin embargo, Aragonés advierte sobre las peculiaridades del Movimiento de Países No Alineados, cuya presidencia ejercía La Habana en ese momento.

"...Hay cosas que el tiempo no puede jugar a favor nuestro, y es el de los No Alineados. Fidel Castro es el presidente de los No Alineados todavía, pero termina pronto…", recordó el embajador.

Galtieri respondió: "Al señor Fidel Castro, dígale que le agradezco la espontánea, decidida, firme (inaudible), el gesto que ha tenido".

Según cables de la inteligencia brasileña, La Habana operaba un suministro clandestino de armas a Argentina, organizado por la Unión Soviética, con la participación de Brasil, Perú, Libia y Angola, gobernados por João Figueiredo, Fernando Belaúnde Terry, Muamar el Gadafi y José Eduardo dos Santos, respectivamente.

"Los rusos movilizaron a Fidel para ayudar a una dictadura militar ferozmente anticomunista", apuntó el diario brasileño O Globo en 2012.

En mayo de 1982, el entonces vicepresidente cubano Carlos Rafael Rodríguez admitió al diario francés Le Monde que el régimen estaba dispuesto a ayudar a Argentina "por todos los medios, incluso militarmente".

Galtieri gobernó Argentina entre diciembre de 1981 y junio de 1982. Renunció al cargo tras el fracaso del ejército local en la Guerra de las Malvinas.

Transcripción de fragmentos de la grabación

(A partir del minuto 1:43)

Embajador: …Quiero que usted [inaudible] con toda claridad. Esto es una proposición muy cuidadosa, pero detrás de eso está la voluntad de hacer lo que haya que hacer [inaudible]… Enviar un submarino y hundirle un barco, cualquier cosa.

Galtieri: Argentina no lo olvidará, ni ahora, ni lo va a olvidar por muchos años.

(A partir del minuto 2:50)

Galtieri: ...Este es un problema que puede traer consecuencias internacionales (…) Esto se le va a ir de las manos a Estados Unidos, a Rusia, a todos. Estoy consciente. Yo le agradezco, señor embajador...

(A partir del minuto 4:18)

Galtieri: ...Que usted tome el cepillo de diente y el calzoncillo para venir a Argentina, que sé que es así, señor embajador, (…) es un gesto de Cuba que Argentina no lo olvida...

(A partir del minuto 5:07)

Embajador: …Lo de Cuba está seguro cuando usted lo diga. Usted manda mañana a una gente y dice: ahora me hace falta que ustedes me den esto, pero hay cosas que el tiempo no puede jugar a favor nuestro… y es el de los No Alineados. Fidel Castro es el presidente de los No Alineados todavía, pero termina pronto…

(A partir del minuto 8:50)

Galtieri: Al señor Fidel Castro, dígale que le agradezco la espontánea, decidida, firme [inaudible], el gesto que ha tenido...

Conversación entre el dictador Leopoldo Galtieri y el embajador cubano Emilio Aragonés