miércoles, 19 de julio de 2017

Repudio de malvineros piquenses a publicaciones de fotos

(diariolareforma.com.ar) “Como argentino repudio la publicación de las fotos del cementerio de Darwin que violan la confidencialidad de los trabajos de la Cruz Roja, hiriendo alevosamente los sentimientos de muchos de los familiares de los 649 héroes”, escribió ayer en su muro de la red social Facebook, Diego Morano, veterano de la Guerra de Malvinas e integrante de la Asociación Veteranos de Guerra Alberto Amesgaray de General Pico.

La mención es en respuesta a la actitud de los administradores de un grupo de la misma red denominado ‘Relatos históricos de la guerra de Malvinas’, que decidió publicar los trabajos que se están realizando en terreno malvinero para identificar los cuerpos de los combatientes argentinos sepultados en el cementerio de Darwin. Morano apuntó directamente a dos personas: Víctor Hugo Telis y Dante Cantone, como responsables del lamentable episodio donde, según el piquense, “se actuó sin importar el dolor de tantos compatriotas”.

Morano, al igual que otros veteranos, pidió expresamente que esas imágenes no sean tomadas ni compartidas en las redes. El piquense que combatió en ese escenario de guerra, ayer habló con La Reforma y rememoró lo acontecido en ese lugar histórico. “Desde la Asociación siempre adherimos a la Comisión de Padres de Caídos en Malvinas, pero más allá de eso yo publiqué en mi muro una imagen del lugar donde combatimos nosotros donde a escasos mil metros está el cementerio, yo combatí allí, sé donde están mis muertos, porque allí se hizo una fosa común antes de llevarlos al cementerio y creemos que todavía los cuerpos están ahí, en esa fosa común”, expresó.

Al respecto precisó que la madre de Fabricio Carrascul, uno de los caídos en el combate, “nos contó esta historia, ella sabe donde están y cuando fueron a entrevistarla para preguntarle si estaba de acuerdo que muevan a su hijo contestó que no, porque ella sabía perfectamente donde estaba enterrado su hijo, y aún así no se respetó la palabra de esta señora porque las imágenes que están publicando son lamentables”. Morano trajo de su memoria el momento de la sepultura de los soldados caídos.


“Alguien trajo una máquina excavadora y (los cuerpos) fueron enterrados por los argentinos, con un cura inglés y otro argentino presentes, y con oficiales argentinos e ingleses. Nosotros combatimos en ese lugar el 28 de mayo y dos días después ya estaban haciendo la fosa, hay fotos de ese momento. Según dicen, después los desenterraron y los llevaron al cementerio, cosa que no consta en ningún lado. No existe a ciencia cierta la cantidad de soldados enterrados, y lo digo con conocimiento de causa, porque hubo soldados que (lamentablemente) quedaron destrozados por las bombas y fueron enterrados como se pudo, esa es la cruel verdad, fue una guerra, de combate franco, es así”, agregó.

Con las actitudes de estas personas al exponer las fotografías de los trabajos realizados por la Cruz Roja, prosiguió, “están exponiendo a nuestros centinelas, lamentablemente nosotros anticipamos que esto podía pasar, desgraciadamente otra vez tenemos razón, 35 años después”. Para el excombatiente no hay dudas que el sentido de exponer las fotos hizo con un vil propósito mercantilista, “esto ya lo decía Belgrano, ‘el único interés que tiene el comerciante, más allá de con quien comercie, es su propio bolsillo’, estos tipos hacen este laburo”, señaló.

Al respecto y a modo de ejemplo Morano recordó una anécdota puntual, “las fotos de la toma de Malvinas fueron publicadas primero en Estados Unidos antes que acá en Argentina. En este nuevo episodio se pasó por encima la confianza de los padres, yo me los imagino viendo esas fotos y analizando por qué les dieron el permiso para la exhumación”. Compra dejar en claro lo ocurrido durante los combates en la fría tierra de Malvinas, Morano recordó que “se dieron en varios frentes y en muchos kilómetros de extensión, por eso descreo de que en el cementerio de Darwin estén los cuerpos de todos los fallecidos en la batalla”.

Para Morano resulta lamentable, también, “que la Cruz Roja esté permitiendo que se fotografíen las exhumaciones para luego difundirlas por allí. Yo puedo asegurar que en la fosa abierta en el lugar donde combatimos se colocaron los cuerpos dentro de los cajones que ahora quedaron a la vista, pero también estoy seguro que no todos están en ese lugar”, señaló, y agregó, “en ese combate del 28 de mayo hubo 12 muertos, el conflicto terminó el 14 de junio con caídos, o sea hay 16 días de caídos y muertos en todo el territorio de las islas, a medida que avanzó desde Darwin hasta Puerto Argentino a pié, resistiendo. El año pasado, por ejemplo, se encontró el cuerpo de un piloto caído en la otra isla, o sea reitero, no están todos en Darwin”.

No son ‘NN’

Para Morano los caídos y enterrados en en Malvinas no son ‘NN’ sino “muertos en combate, nosotros sabemos dónde están, quienes fueron, están en Malvinas, en un territorio argentino, no se puede ignorar esta cuestión, este gobierno pasó por encima diciendo que ‘se negocia todo, que después veremos como hacemos con la soberanía, esto es un año y media de entrega total de nuestra soberanía, es muy triste, perdimos otra batalla y otra guerra. Y otra cosa, la idea era repatriar los cuerpos y si las asociaciones no plantábamos bandera esto se iba a concretar, esto no se debe hacer, los muertos están en territorio argentino y los familiares deben ir a ese lugar’”, concluyó.

No a la profanación

Las historias que dejó Malvinas son desgarradoras. Madres que perdieron a sus hijos, familias incompletas, soldados que recuerdan a sus amigos-heroes caídos en Malvinas. 35 años después, las preguntas son muchas, y las respuestas no alcanzan para sanar tantas heridas.  Isabel ‘ucha’ López es madre de Fabricio Carrascul, quien murió combatiendo por la patria en aquella Gesta de Malvinas. El joven formaba parte del ‘Operativo Virgen del Rosario’ y el 28 de mayo perdió la vida en manos de los ingleses.

En Hernando quedó su madre, una mujer incansable, luchadora y con ideas claras que asegura ‘2 de abril es todos los días’ y recuerda aquel momento en que su hijo fue convocado para esta idea de un grupo de militares. “Mi hijo se fue el 2 de febrero y no me comunicaron absolutamente nada”, asegura. “Se lo dije a Seineldin, agarraron a nuestros hijos, se los llevaron sin pedir permiso, sin decirnos nada e hicieron lo que quisieron en nombre de la patria”, afirma con dolor en el alma y agrega “es lo peor que a un ser humano le puede pasar, ellos fueron valientes”.

Sobre la profanación de las tumbas dijo a colegas de Radio Villa María, ‘no quiero, estoy en desacuerdo’, con la misma seguridad que manifiesta que ‘mi hijo no tiene el nombre pero no es ningún NN’ y recuerda que recién 32 años después de encontrar donde estaba enterrado pudo aliviar una parte del dolor, que nunca se irá.


"LA REFORMA S.R.L. Derechos reservados - Las imágenes corresponden a los eventos publicados. Excepcionalmente serán ilustrativas"